free bootstrap themes

© 2018  ticver.com

Educación Física en el Preescolar

El niño que asiste a un Jardín de Niños tiene la oportunidad de desarrollar habilidades y competencias que le ayudarán a lo largo de su vida estudiantil como cotidiana, cuando el niño llega al centro escolar se encuentra con distintos campos formativos que trabajará en su trayecto, uno de esos es el de desarrollo físico y salud, el cual está conectado directamente con la educación física.

En lo que respecta al desarrollo físico en niños menores de 6 años, se ven involucrados los movimientos básicos en el ser humano como es caminar, correr, saltar, rodar, la coordinación, fuera y el equilibrio así como la manipulación de objetos, su lanzamiento y recepción, los cuales de acuerdo al grado en el que el niño se encuentre contará con un cierto de grado de dificultad a desarrollar, todas estas acciones se les conoce como habilidades motrices básicas las cuales tienen como características principales el ser comunes a todos los individuos, haber permitido la supervivencia y ser fundamento de aprendizajes motores las cuales terminan por completo su desarrollo a la edad de 12 años.

La importancia de desarrollar habilidades como capacidades motrices es con el fin de que posteriormente puedan incorporarlas a su repertorio de movimientos cotidianos y a su vez realizar actividades más complejas, las cuales, en el nivel de primaria ya se ven plasmadas en las sesiones de educación física.

En la sesión, el niño aprende a través del juego, ya que este es una herramienta principal para desarrollar la motricidad en el niño del preescolar, lo cual, hace que el niño se vea inmerso en actividades que le generan un placer pero a su vez le dejan un aprendizaje significativo el cual podrá aplicar en otras situaciones fuera de la escuela, no es un juego como el que el niño realiza en el receso o en el tiempo libre, es uno que tiene un propósito educativo y que va siguiendo una secuencia a través de las sesiones que se tienen a lo largo del ciclo escolar.

El movimiento durante el juego estimula el desarrollo de capacidades como es la temporalidad, espacialidad, lateralidad, ritmo logrando un enlace con situaciones afectivas y cognitivas que el niño logra experimentar como aplicar en cada una de las sesiones, durante la clase la autorregulación se trabaja constantemente ya que el alumno puede llegar a experimentar cierta euforia al participar en las actividades.

La educación física, además de ayudar a desarrollar movimientos cada vez más complejos también logra unirse de manera directa con otras áreas formativas para el alumno, por lo tanto, durante una clase normal en el que el niño participa podrá trabajar a su vez lo que son los valores principalmente el respeto a los demás sin importar sus condiciones y características, también, logra trabajar situaciones que se ven dentro del aula reforzándolas de una manera distinta, tal es el caso de pensamiento matemático en donde el niño logra trabajar con secuencias numéricas, adición y sustracción sencilla, formas y figuras todo esto a través del juego.

Comparte esta página